Periodismo con peras y manzanas - Alebrijes en Cuadratines - Álvaro Obregón - noticiasvalledemexico.com.mx/

Alebrijes en Cuadratines

Periodismo con peras y manzanas

Adrián Chavarría Espinosa

Periodismo con peras y manzanas

Gobierno

Marzo 01, 2021 16:37 hrs.
Gobierno Nacional › México Ciudad de México
Adrián Chavarría Espinosa › Informativo Nacional

El presidente Andrés Manuel López Obrador utiliza las conferencias mañaneras no solo para ’difundir’ las presuntas acciones de su gobierno, como sus reiteradas insistencias de que la pandemia de coronavirus ya está controlada, aunque la realidad nos demuestra otra situación, o también para defenderse de los presuntos ataques de quienes llama ’adversarios’, pero por no coincidir con su forma de pensar los trata como enemigos.
Entre estos ’adversarios’ ubica a los medios de comunicación que, según él, son neoliberales y están al servicio de quienes perdieron sus ’prerrogativas’ e insisten en seguir ’beneficiándose’ de sus ’negativas acciones’, al pretender que periódicos, revistas, portales informativos, noticieros de radio y televisión no emitieran ningún tipo de crítica a su gobierno.
Usa su ´podio como si fuera un catedrático de la comunicación colectiva para justificar sus críticas, pero en realidad malinterpreta los diferentes géneros periodísticos para justificar sus descalificaciones. Desconoce lo que son los de información con los de opinión.
Los de información –nota, entrevista y reportaje–, son los que divulgan las notas diarias, respaldadas ya sea en fuentes informativas personales o documentales, o en la descripción de los eventos atestiguadas por el reportero. Las de opinión –artículo y columnas–, son donde ya sea el periodista o un especialista, comenta los hechos y expresa su punto de vista.
En el caso de las noticias cada medio las evalúa y de acuerdo con su política informativa decide cómo las difunde, es decir si es un periódico decide destacarla en la primera plana o incluirla en interiores; si es un medio electrónico, darle más espacio con audios del evento o simplemente mencionarla junto con otras notas.
Por ejemplo, la detención de Emma Coronel, esposa de Joaquín El Chapo Guzmán, un periódico ubicó el hecho como la principal noticia del día, colocándola como la más destacada en su portada; otros la consignaron en primera plana con una llamada o en un espacio menor y varios más la incluyeron en interiores, sin que nadie protestara por esa jerarquización.
Otro ejemplo: el viernes la nota principal en los medios impresos fue que se ’había cancelado’ la postulación de Félix Salgado Macedonio como el candidato de Morena al gobierno del estado de Guerrero, pero también se dio a conocer que Petróleos Mexicanos había registrado pérdidas por casi medio billón de pesos durante el año pasado.
Bajo ese criterio fue la principal en El Sol de México, con menciones en la portada en El Universal, Excélsior, Reforma y Crónica, pero en una llamada de La Jornada vieron otro ángulo de la información al destacar que ’Pemex liga dos trimestres de ganancias; aún es el que más aporta al fisco’; es decir, para este medio las pérdidas financieras no fueron relevantes por lo tanto no era necesario destacarse, como sucedió con los otros medios,
Lo que le molestó a López Obrador fue el que en general los diferentes medios informativos destacaron el reporte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), acerca de que la cancelación del aeropuerto en Texcoco había representado el triple de lo considerado por el gobierno federal, por lo que descalificó a ese órgano autónomo.
Pero al día siguiente, también todos los medios consignaron que la ASF se había retractado de esa conclusión al reconocer que hubo deficiencias en la auditoria, es decir, que la fuente informativa había corregido lo anteriormente divulgado.
Es aquí donde entraron los columnistas y articulistas, donde unos desde su punto de vista expresaron que la ASF se había doblegado al presidente López Obrador y por eso se retractaba, mientras otros descalificaban a ese organismo y se burlaban de su error. Pero esa es la función de los géneros de opinión: dar elementos a la opinión pública para que se forme un criterio entre las versiones a favor y en contra.
Eso es lo que no entiende López Obrador: que una parte de la función de los medios es informar y otra parte comentar y criticar, pero él revuelve ambas labores y es donde confunde las peras y manzanas, para considerarlas como si fueran las mismas frutas, lo que no es real.
Sin embargo, utiliza esa confusión para emitir sus descalificaciones y burlarse de quienes no coincidan con su forma de pensar, tachándolos de estar al servicio de los grupos conservadores y neoliberales, por lo que propone un ’periodismo’ más moderno y al servicio de la nación, como el desarrollado por pseudocomunicadores que se desviven por echarle flores cuando expresan sus preguntas en las conferencias mañaneras.
Recuérdese que cuando Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, sustituyó al mandatario cuando padeció el coronavirus, prefirió dar la voz a los reporteros de los que consideró medios más serios que a los dedicados a eche porras al gobierno federal.
En fin, sería recomendable que López Obrador recibiera clases o asesorías acerca los medios de comunicación, de cómo se organizan, las funciones y responsabilidades que cumplen para que, primero, comprendiera su operación y después dejara de dictar sus cátedras sobre cómo hacer periodismo en México, a fin de no generar confusiones entre la población, en particular en sus seguidores, ya que muchos creen a ojos cerrados todo lo que dice u opina.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.